El director de EOI apuesta por el binomio formado por la innovación y la experiencia para hacer frente a los retos de esta escuela de negocios, que ha alcanzado los cincuenta años de historia

Luis Cueto
Director de EOI

1.- Tras 50 años de permanecer en la avanzadilla de las escuelas de negocios europeas, ¿cómo puede definirse hoy en día EOI?

EOI es una fundación sin ánimo de lucro que aúna un origen y una cercanía al sector público, puesto que está adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, con un importante componente privado, plasmado en la presencia de un elenco de destacadas empresas privadas en su patronato, como La Caixa, Ericsson, France Telecom, Iberia, Vodafone y la Confederación Española de Cajas de Ahorro.

Creo que esta doble vocación nos facilita cumplir sobradamente con los objetivos primordiales de cualquier escuela de negocios, que son impartir la mejor formación a sus alumnos, conseguirles las mejores prácticas y ayudarles a que encuentren trabajo estable y de calidad. Por añadidura, y a diferencia de otras escuelas de negocio, EOI trabaja estrechamente ligada al terreno, lo que le permite recrear toda la cadena valor para la empresa, en tanto que genera la formación, no sólo de directivos, sino también de predirectivos.

2.-¿Cuáles son los secretos para explicar cinco décadas de existencia en una actividad tan competitiva como la formación de directivos?

Hay un denominador común que justifica la existencia de todas las escuelas de negocios. En comparación con la Universidad, cuya función es conceder a sus alumnos un titulo habilitante para el ejercicio de una profesión, nuestros alumnos son de postgrado, ya tienen su título, y de lo que se trata es de cualificarles para darles un valor añadido, un plus, una diferencia que haga que su trabajo sea más atractivo y su currículo más apreciado para las empresas en las que van a desarrollar su vida profesional.

¿Cómo conseguimos estar al día? Hemos sustituido el modelo clásico de conocimientos teórico de la empresa por una formación de tipo práctico, a través de un claustro formado por profesores que trabajan en empresas, de forma que lo que gestionan por las mañanas en sus despachos profesionales, es decir, los problemas que se encuentran y las soluciones que para resolverlos adoptan en su trabajo diario, lo explican a los alumnos por las tardes. O lo que es lo mismo, nuestros alumnos aprenden lo que se está haciendo hoy mismo en las empresas punteras, no lo que escribió un teórico, a menudo extranjero, hace unos cuantos años.

3.-¿Qué destacaría entre las líneas directrices a desarrollar a medio y largo plazo?

En los próximos años pretendemos volcarnos en las pymes, pues no hay que olvidar que es el tipo de empresa mayoritario en España, y para ello vamos a ayudarnos del nuevo septenio de financiación del Fondo Social Europeo, cuya contribución es muy importante para EOI, profundizando en la faceta de consultoría a costa de la formación teórica, a la que a veces se dedica un tiempo excesivo y sobrante.

En los últimos años la Escuela ha trabajado en numerosos proyectos de creación y consolidación de empresas. A partir de ahora, vamos a dedicar nuestros mejores esfuerzos a reinventar la formación de la pyme. Detectamos que la pequeña y mediana empresa ya disfruta de una formación suficiente, pero necesita complementarla con una consultoría social neutral que inspire confianza, de manera que el papel de EOI se acercará al de asesoría o tutoría de las pymes.

4-.¿No existe el riesgo de que las pymes se acostumbren a que les hagan el trabajo?

No, en absoluto. EOI no ve la formación como un regalo, sino como un valor; por ello, a lo largo del período de formación se eligen únicamente a aquellas pymes que superen las distintas fases, y sólo a éstas se les concede la garantía de esa consultoría-tutoría ya mencionada. De esta manera, no se otorga esta ayuda a cualquiera, sino sólo a las empresas que se lo hayan ganado, lo que aportará dinamismo al proceso.

Dentro de este nuevo sistema de formación, vamos a dedicar un enorme esfuerzo a identificar necesidades formativas por sectores. Cada pyme es un mundo distinto que hay que tratar mediante la especialización. Pero, sobre todo, vamos a intentar llevar la alta escuela a la pyme. Queremos desterrar el concepto existente entre aquellos pequeños y medianos empresarios, que ven la alta formación como singularidad pensada sólo para las grandes empresas.

La formación de capital humano es crucial, porque tenemos gente emprendedora, pero que necesita formarse y muy especialmente en el capítulo de la colaboración con otros. Formar al empresario español para que aprenda inglés para exportar no tiene ningún sentido; lo que hay que hacer es convencerle de que pierda el miedo a contratar a alguien que le acompañe en el viaje y que hable inglés por él.

5.-De todas formas, la queja más común entre los pequeños y medianos empresarios va dirigida a las mayores dificultades que tienen en materia de formación frente a otras organizaciones empresariales

Es cierto. Por eso, en su proceso de maduración y crecimiento, las pequeñas y medianas empresas españolas tienen que atreverse a incorporar técnicas que comprendan y puedan hacer suyas, que no tengan nombres en extranjero, de las que, seguramente por ello, nadie se fía. Es preciso que nosotros seamos capaces de traducir a su lenguaje técnicas que les van a ser útiles.

Por ejemplo, para este tipo de empresas supone un enorme coste abordar la logística, que quizás debieran externalizar para concentrarse en lo que es su volumen de negocio. Su conocimiento del negocio puede ser una enorme fuente de mejora de su procedimiento, de su eficacia. En consecuencia, nuestro trabajo consistirá en brindarles ejemplos de otras pymes que han hecho trabajos distintos a los que ellos están acostumbrados y en los que se acaban encastillando. En definitiva, nuestra tarea es ayudarles a pensar en modernizar su propio negocio. Ése es uno de los ejes, el eje de emprendedores.

6.-¿Dónde dejamos el concepto innovación?

Entendemos que para que la empresa española pueda moverse con soltura en la economía globalizada, España necesita identificar temas de valor añadido. Es obvio que ya no tenemos las ventajas competitivas de situaciones anteriores y, en consecuencia, nuestra competitividad habrá de venir de la calidad y de la innovación. Hemos de ir más allá. Es decir, junto a la política de creación y consolidación de empresas practicada hasta ahora, vamos a iniciar una muy ambiciosa política de acercar la innovación a la empresa, muy en especial a la pyme.

Lo primero que debemos hacer en este sentido es romper las reticencias de los pequeños y medianos empresarios, a los que si les hablas de innovación te contestan de forma similar a como señalé antes: que eso no va con ellos, que eso les queda grande. Así que lo que tenemos que hacer es crear agentes cercanos que lleguen a ellos y que hablen su lenguaje, que les acerquen a la Escuela y les faciliten la tutoría y la consultoría para acceder a las ayudas comunitarias, para explicarles conceptos como la propiedad industrial o la internacionalización. Para eso no queremos utilizar el tipo de consultores de los que cobran un montón de dinero por asesorar a las grandes multinacionales, sino una persona de su alcance, crear una figura que traduzca esos conceptos, que son en nuestras actividades en formación medioambiental. Dar notoriedad a nuestro saber hacer en este terreno.

7.-Supongo que para una escuela de negocios de hoy, estar al día en materias tales como las telecomunicaciones o la Sociedad de la Información debe ser vital…

Sí, ése es un tercer aspecto en el que queremos incidir. Vamos a abrir una línea completamente nueva de actuación en materia de publicaciones y de investigaciones de la Escuela, centrada en la gestión del conocimiento en el marco de la Sociedad de la Información.

En el eje de tecnología, el tercer eje de EOI, quisiéramos concentrarnos en algunas facetas. España, por ejemplo, no tiene ningún instrumento para sacar inteligencia de lo que buscan los internautas españoles. Uno de ellos es la gestión del conocimiento en Internet. ¿Qué buscan los internautas? Lo sabe Yahoo, lo sabe Google, lo sabe Microsoft Network, pero no lo sabe, sino indirectamente, el Observatorio de Red.es, la institución española que se dedica a estas cosas, simplemente porque no tiene herramientas propias.

Por ello, nosotros queremos apoyar una divulgación y un conocimiento de la gestión de Internet. Conocer el mercado de Internet es una clave importantísima, ya que en torno a la gestión del conocimiento se van generando negocios que se encuentranúnicamente en el ciberespacio, por lo que nosotros buscamos ser una escuela de referencia en la reflexión y la divulgación de estos temas.

8.-Uno de los grandes retos en la economía globalizada es la internacionalización. ¿Cómo aborda EOI este capítulo?

Es cierto. Hoy están de moda desde el punto de vista económico países como China o India, que basan su éxito comercial en la producción masiva barata, pero que padecen en contra una lejanía cultural, geográfica y horaria que dificulta los procesos de programación. España es más barata que Francia, Italia o Inglaterra, y más cara que China o India, y, desde su posición, la oportunidad consiste en dar un valor añadido a determinados productos. Y es en este marco donde EOI desarrolla todas sus políticas e intereses, en hacer llegar a las empresas todas estas oportunidades de negocio, de conocimiento, de divulgación, de formación de capital humano, para situarse en torno a esas nuevas tecnologías, esos nuevos retos de la globalización.

Fuera de nuestras fronteras, EOI dirige su atención hacia dos ámbitos geográficos importantes de actuación: el norte deÁfrica e Hispanoamérica. Respecto al primero, hace años que impartimos un master en Melilla y queremos ampliar nuestro radio de acción con la creación de una Escuela Hispanomarroquí de Negocios.

En cuanto a Hispanoamérica, desde hace casi diez años la Escuela imparte programas que traen a España anualmente a 200 profesionales, actividad que ha generado una red de 4.500 ex alumnos, empleados en sectores importantísimos para la economía de sus países y también para la española.

9.-¿Cómo conseguir que las pymes lleguen al terreno de las tecnologías?

Muchas veces, las pymes son subcontratistas en procesos muy especializados. Desgraciadamente, no es muy conocido que existen procesos de inteligencia de software de empresas multinacionales que se hacen en España. De esta manera, un técnico especializado, con sus dos compañeros de laboratorio, más tres personas que fichan, hacen un proyecto o un proceso que puede ser el mejor del mundo, muy especializado, y que tendrá se-guramente un volumen mínimo de negocio; sin embargo, cuando ese proyecto o proceso es subcontratado por una multinacional, se convierte en una pieza comercial muy importante.

En España, por ejemplo, las empresas de componentes de automóvil Antolín y Ficosa son grupos de gran influencia, que se encuentran entre los líderes mundiales de la innovación en la construcción de piezas de coches. ¿Cómo surgen estos grupos? Porque son capaces de hacer muy bien el mejor proyecto, y, posteriormente, lo subcontratan dentro de un gran proyecto multinacional.

Otro ejemplo lo observamos en torno a Airbus, con el proyecto CASA. Existen en Getafe y en Sevilla, en el campo de los composites, núcleos importantes de empresas generadoras de nuevas pyme que están realizando una labor importantísima. España tiene una gran oportunidad, como es potenciar proyectos de programación cercana (nearshore), para lo que hay mucho dinero a ganar programando aplicaciones que, por diversas causas, como las culturales, por ejemplo, no trae cuenta hacer en India (offshore). Para ello, la captación de inversiones exteriores es esencial. La creación del INTECO, en León, y la Sociedad Estatal de Inversores, por ejemplo, van en ese camino.

10.-¿Cuál es el modo de contacto de EOI con las pymes?

A través de una red de socios locales, dentro del programa CRECE del Fondo Social Europeo, como ayuntamientos, sociedades de desarrollo local, Instituto de la Mujer, cámaras de comercio, etc. Es decir, nuestra acción se encuentra drenada por todos aquellos agentes que se encuentran sobre el terreno, que nos identifican y solicitan nuestros servicios en necesidades formativas.

11.-¿Han experimentado las pyme una mejoría a lo largo de los años, o todavía se está adaptando a la nueva realidad?

En la actualidad, la mortalidad de las pymes es menor, aunque sigue siendo muy alta. El ratio de creación de empresas en España es enorme. También es muy notable el desarrollo de capital humano español. Gracias a esto, los índices de exportaciones, aún con números en contra, señalan que la empresa española se encuentra perfectamente capacitada y tiene voluntad de salir fuera de nuestras fronteras.

No obstante, aún tenemos unos índices de importación considerables, seguramente por el fuerte aumento de nuestro poder adquisitivo. Sin embargo, los datos apuntan hacia un imporante crecimiento de las exportaciones, consecuencia de un cada vez más vertebrado y efectivo tejido productivo, es decir, estamos hablando de la mejora de la calidad del capital humano en nuestras empresas.

De hecho, la participación en políticas de desarrollo y tecnología en Europa, como el programa Eureka, por ejemplo, es mayor. ¿Cuál es el problema? En España existe una muy pobre inversión en I+D, ya que el mayor porcentaje de capital destinado a ello proviene del sector público. Aproximadamente dos tercios de los investigadores en España son públicos, y la transferencia de lo público a lo privado no es muy evidente, lo que contradice las recomendaciones de la Cumbre de Lisboa, que señaló unos objetivos que España se encuentra muy lejos de alcanzar. Somos un país con gran creatividad e ilusión en la parte de innovación, pero experimentamos una gran carestía en el apartado de investigación y desarrollo.

12.-¿Por qué existe en España ese exagerado respeto a la investigación?

Por un lado, hay que tener presente que las políticas de investigación fructifican a largo plazo y, por lo tanto, el gestor no puede presentar los resultados tan pronto como desearía o le exigen los accionistas. Por otro, el tamaño medio de las pymes, que en España es demasiado pequeño, hace casi imposible que este tipo de empresa aborde proyectos de casi cincuenta o sesenta millones de euros. Las pequeñas y medianas empresas son muy ágiles a la hora de realizar procesos y procedimientos, pero no tanto cuando se trata de abordar un nuevo producto en sí; no muchas empresas son capaces de dedicarse a la inversión, a la comercialización, a la mejora, etcétera. En cuanto al capital, existe un patrimonio suficiente, pero se enfrenta a una rentabilidad muy baja, con un tamaño medio de la capacidad inversora, de asunción de más hipotecas o avales, muy alta.

13.-¿Redepyme va a seguir siendo un motivo de orgullo para EOI?


Claro. Y no solo eso, sino que vamos a potenciarla. Nuestro objetivo es dinamizar en gran medida Redepyme, para insuflarle más actividad a lo largo de los doce meses del año, pues el problema es que sus acciones se polarizan excesivamente alrededor de su congreso anual y escasean durante el resto del año. Por ello, estamos negociando con nuestros socios, dentro y fuera del Patronato, para organizar periódicamente encuentros de financiación, con el objetivo de fijar las líneas de capital riesgo, de inversores solidarios (business angels), y cualquier iniciativa de este tipo, con un prestigio añadido para que las pymes valoren la pertenencia a estos grupos. Para ello, en breve vamos a presentar a un elenco de empresas elegidas en Redepyme los trabajos diseñados por el DDI (“El diseño no es un lujo, el diseño crea valor”). Por otro lado, Enisa, la Empresa Nacional de Innovación, nos ha solicitado que le facilitemos una serie de empresas susceptibles de participar en procesos de financiación tecnológica.

En definitiva, las 3.500 empresas de Redepyme tienen que recibir periódicamente de nosotros oportunidades y trabajos complementarios, segmentándolas del mapa en el que las tenemos localizadas. Así como el NASDAQ es la bolsa de lo tecnológico, nosotros vamos a hacer el NASDAQ de Redepyme, porque el tratamiento que debe recibir una empresa no es el mismo que el que deba recibir otra.

14.-¿Se puede decir entonces que EOI focalizará la reestructuración de las 3.500 empresas en el capítulo tecnológico?

No con exclusividad. Las pymes, como ya dije antes, necesitan sobre todo cualificar su capital humano. Y para ello la Escuela tiene el deber de canalizar esas ofertas, o de dirigir a las empresas y a las instituciones que ya son intermediadores con las pymes a estas ofertas de enriquecimiento de su capital humano.

Si en el próximo período que España reciba los fondos europeos la Escuela dispusiera de una cantidad inferior a la que hemos gestionado hasta ahora, quizás podríamos abrir una línea no financiada por Europa, sino a través de otras políticas del Ministerio, con intereses a coste cero para las pyme, con el fin no sólo de invertir en tecnología, sino también en capital humano: fórmese usted a coste cero, porque usted devolverá esta inversión. Si somos capaces de asimilar esa idea, las políticas de préstamos desde el Ministerio, que posee un capital para ello considerable, darían un gran empujón a este tipo de políticas de creación de capital humano, muy necesarias en España.

Con esto, lo que queremos conseguir es mostrar que la formación teórica está en vías de extinción, a favor de un papel cada vez mayor de consultoría, y nivelar al grupo de pymes, para lo cual es necesario gastar un tiempo considerable en organizar qué alumnado y qué curso se quiere impartir, con la menor formación clásica posible, y cerrar el proceso con la implementación de lo que hagas. Al cabo de un tiempo, por supuesto, proponer la revisión y analizar las consecuencias del circuito.

15.-¿Se va a renovar el Patronato de la Escuela?

Sí. Trabajaremos para incorporar hasta un número máximo de quince socios, que tengan que ver con los tres ejes que enmarcan los objetivos de la Escuela: emprendedores, medio ambiente, y tecnología.

También hemos puestos en marcha nuevos estatutos de colaboración, como los de empresa asociada a EOI, empresa colaboradora de EOI y empresas financiadoras de cátedras. De estas últimas pensamos crear cátedras de investigación sociológica, como Propiedad Industrial, Globalización, Justicia y Empresa o Justicia y Negocios, así como Tecnología Emergente y Medio Ambiente, en las que estamos trabajando.

16.-¿Y el capital riesgo?

En nuestro master existen horas dedicadas a la formación en las tecnologías de capital riesgo. La Asociación de Antiguos Alumnos tiene un foro permanente de capital riesgo, ponemos en contacto a las empresas de capital riesgo con las empresas que salen de EOI, con empresas de Redepyme. Por ejemplo, cuando Enisa, con sus préstamos participativos, o el CDTI, con su Fondo de Fondos de Capital Riesgo, nos piden que hagamos transmisión de estas oportunidades hacia las pymes a las que nosotros hemos llegado, pues lo hacemos.

Recientemente, la Comunidad de Madrid nos pedía que amplificáramos la información sobre la magnífica oportunidad que hay para que las pequeñas y medianas empresas aprovechen fondos europeos con el fin de instalarse en Tres Cantos, programa para el que hay un montón de dinero. Nosotros hacemos ésa divulgación a través de nuestra red, a través de Internet, de Redepyme y de todos los contactos que tenemos para trasladarles esas oportunidades. Hemos firmado hace unos meses un convenio entre la Junta de Andalucía, Enisa y EOI para proponer dentro del Plan Jaén programas de capital riesgo o programas de apoyo de créditos participativos.

Es decir, nosotros no hacemos capital riesgo, pero sí contribuimos en este capítulo desde el punto de vista docente y haciendo un esfuerzo importante de comunicación de las oportunidades existentes a las empresas potencialmente interesadas.

Por ejemplo, ayudamos a los potenciales candidatos al programa Neotec, del CDTI, para que hagan las presentaciones adecuadas, para que sepan convencer. Y en el Foro Neotec, que organiza el CDTI, EOI ha formado a los emprendedores para que presenten sus propuestas y las empresas de capital riesgo las vean atractivos. Les ayudamos a ser convincentes.

En Redepyme uno de los talleres de este año va a ser sobre financiación de bussiness angels, de capital riesgo, de créditos participativos… Hemos hecho un par de propuestas a entidades bancarias sobre lo que llaman encuentro en el mercado que, en nuestra opinión, son muy interesantes, dirigidas a la puesta en común tutelada de oportunidades, inversores, etcétera.

EL FUNCIONAMIENTO DE EOI

EOI cuenta con un claustro de alrededor de 1.300 profesores. Se explica un número tan elevado de docentes como consecuencia de la opción elegida por EOI de sustituir el modelo clásico de enseñanza de las escuelas de negocio, consistente en impartir conocimientos teóricos, por una formación de tipo práctico. Ésta consiste en que los profesores son directivos de empresas que compatibilizan su trabajo con la actividad de impartir clases en la Escuela, de forma que pueden explicar a sus alumnos las cuestiones que se encuentran en el día a día de sus despachos.

EOI presume de una incomparable relación calidad-precio, traducida en que ofrece cursos master con la misma calidad, duración y contenidos que el resto de las escuelas de negocios de primera fila a un precio sensiblemente inferior; mientras el coste de estos cursos en otros centros asciende a 60.000 euros, en EOI sólo cuestan 18.000. “En general –dice Cueto–, EOI compite por calidad-precio, compite en apego a la realidad empresarial española, y compite en el boca a boca, es decir, por amigos, familiares, profesores”.

Respecto a la comparación con otras escuelas de negocios en el ranking del sector, Cueto aclara que EOI no entra en esos listados porque no se dedica a ciertos aspectos que evalúan tales clasificaciones, como tener un número de doctores en la plantilla y dedicar numerosas horas a la investigación. “Nosotros queremos organizar buenos programas y fichar a los profesionales del conocimiento para impartir las clases necesarias y, desde luego, felicitamos a escuelas españolas, que sí cumplen esos requisitos de valoración tradicionales, por encontrarse entre las mejores de Europa”.

EOI dispone de una política de becas destinada a dar facilidades a los alumnos a través de préstamos, aplazamientos y premios. El Premio Emprendedores del Grupo JOLY, por ejemplo, genera becas para que los premiados obtengan un curso master gratis en EOI. En la actualidad se está preparando un programa cuyo objetivo es devolver la matrícula a los alumnos que hayan realizado los mejores trabajos de fin de curso.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.